martes, 15 de marzo de 2011

IMPERFORACIÓN DEL PUNTO LAGRIMAL



De forma congénita nuestra mascota puede nacer con alguno de los puntos lagrimales sin perforar.

Normalmente nacemos con un sistema lagrimal permeable que comunica los ojos con la nariz y/o boca, se inicia en los llamados puntos lagrimales en el ojo (un punto superior y otro inferior) atraviesan el hueso lagrimal en forma de canalículos lagrimales hasta que unen en el saco lagrimal y continúan hasta la nariz en forma de conducto nasolagrimal abriéndose a nivel de la narina (dependiendo de la raza más o menos adelante en la nariz, en algunos casos más cerca de la garganta que de los orificios nasales como sería en el caso de las razas chatas) como punto nasal donde drenan el exceso de lágrima. 

Imagen del sistema nasolagrimal canino obtenida de la web 
http://student.vetdoctor.ru/ftp/wendy/data/M04187.htm

Cuando existe imperforación del punto lagrimal el animal padece de lagrimeo excesivo del ojo afectado.

El lagrimeo excesivo puede estar causado por otros muchos problemas como son dolor, molestias, presencia de pelos dentro del ojo, entropion, ectropion, desplazamiento de los puntos lagrimales, obstrucción de los conductos lagrimales y un largo etcétera. Sólo un buen diagnóstico podrá determinar la causa del exceso de lágrima en un ojo.

El diagnóstico se basa en la observación del punto lagrimal  con lámpara de hendidura (si no está perforado se observa una tela conjuntival recubriendo la zona), hay que valorar el pasaje de fluoresceína hacia la nariz (es inexistente o cuesta mucho, sobre todo si el punto afectado es el inferior), sondar puntos lagrimales abiertos y valorar el pasaje de suero entre los puntos lagrimales (no sale líquido por el punto afectado, se observa como la “tela” que lo recubre protuye al inyectar suero).


Salida de fluoresceína por la narina del lado derecho (puntos perforados correctos) y salida de la misma  por el canto del ojo izquierdo (color naranja) y no salida por la narina izquierda.  Causada por imperforación del punto lagrimal inferior del ojo izquierdo en un labrador joven

El que no salga fluoresceína por la fosa nasal homolateral (del mismo lado) del ojo con sospecha de imperforación no siempre significa que no exista perforación del punto (puede ser que el drenaje del conducto sea muy caudal y éste drene hacia la boca o bien que exista algún otro tipo de impedimento en la salida)

El tratamiento consiste en abrir los puntos lagrimales mediante cirugía (recorte de la tela que cubre el punto) y posteriormente evitando que se cierre (lavados frecuentes, colocando tubo, etc…)

La imperforación del punto lagrimal afecta a muchos animales y en muchos casos no son diagnosticados. El lagrimeo constante puede ser un indicio de imperforación aunque también de otro tipo de enfermedad.

Si su mascota padece de lagrimeo constante no dude en consultar con el especialista.

No hay comentarios:

AGRADECIMIENTOS

Doy las gracias a todos esos profesionales de la oftalmología que me han ayudado a formarme en esta maravillosa especialidad:
Veterinarios:
- Dra. Inmaculada Morales
- Dra. Mónica de León
- Dr. Manuel Villagrasa
- Dr. Ignacio Torrubia
- Dra. Teresa Peña
- Dra. Marta Leiva
Médicos:
- Dr. Fernando Martín
- Dr. Javier Rodríguez
- Dr. Miguel Ángel Serrano
Otros:
- Chema Soria

MUCHAS GRACIAS A TODOS!!

Agradecer a todos mis pacientes la confianza depositada, les dedico un blog!!

Blog pacientes